Archive - marzo 2017

1
Aventura y pecado en España
2
Es una cuestión de cultura

Aventura y pecado en España

El carácter furtivo de una relación amorosa le da un sabor excitante.

Comenzando el siglo XXI pude leer un artículo, en el que se hacía mención de la cantidad de veces que los jóvenes españoles con edades entre 16 y 34 años tenían relaciones sexuales, la cifra hablaba de unas 3 o 4 veces por semana.

Pero ya en el recién concluido 2016, las relaciones entre los españoles segían siendo muy candentes. Gracias a las páginas de contacto como Victoria Milán, por ejemplo, cada vez más personas se conectan para vivir aventuras fuera de la pareja con la que mantienen relaciones, cifras indican que casi el 60% usan su dispositivo móvil para conseguir citas. Por esta  razón es mucho más fácil ligar ahora que antes. Quizás como anunciaba el anterior estudio el número de relaciones se mantenga; pero todo indica que ahora prevalece la variedad en la pareja.

La dinámica de la vida en estos tiempos hace que muchos pasen más tiempo del esperado fuera de casa, la búsqueda de más dinero, de más diversión, son aspectos que hacen vulnerable a la fidelidad en las relaciones de pareja. Algunos estudios europeos hablan de la infidelidad del español, dicen que tienen la más alta tasa de infidelidad en la región y Madrid es la que mayor incidencia tiene, le siguen Barcelona, después Valencia y Palma de Mallorca.

aventura

Los españoles, según el estudio en cuestión, son más infieles que las mujeres; pero la diferencia en porcentaje no es mucha. Y las fechas en las que el número de visitas a páginas de infieles es mayor, es luego de navidad y después del día de san Valentín. Quienes más acuden en estos picos a este tipo de servicio son las mujeres.

El negocio se ha vuelto tan interesante que han surgido múltiples formas para evitar que tu pareja te pille en el bochornoso acto. Como la mayoría de los infieles usan el móvil como vía de contacto, han aprendido que borrar las conversaciones resulta muy conveniente y además suelen usar contraseñas imposibles de ser imaginadas por sus parejas. Un truco muy usado es el de colocarle a la amante un nombre falso para despistar a parte de no dejar ni por un minuto el teléfono solo.

La situación económica ha colocado a más gente envuelto en una crisis que entre desempleo, deudas y tiempo ocioso se comen el ánimo de las personas y ante tal situación buscan salir de ese estado a través de una aventura infiel que lo libere de la rutina que lo agobia.

Si él puede ser infiel, ¿Por qué tu no?

La venganza es dulce, dice una conseja popular y en estos sitios de contacto  puedes conseguir a alguien que realmente la haga más dulce, dado que puedes escoger entre una gran variedad de opciones con perfiles con quienes desearías estar. No tienes que conformarte con tomar al primero que aparezca en la oficina para vengarte de tu pareja que te ha sido infiel.

infidelidades

El ser hombre o mujer, bisexual u homosexual no es relevante para la infidelidad, solo se trata de querer sentir algo diferente, loco, intenso. Es una relación que puede ser solo para pasar unas horas, unos días; pero también puede convertirse en una relación que prospere e incluso termine llegando a consolidarse de  tal manera que acabe con la relación anterior que ambos tenían.

Por la razón que fuere, una página de contacto como Victoria Milán, puede brindarte la oportunidad de tener la aventura intensa que buscas.

Es una cuestión de cultura

Con frecuencia oímos hablar a los abuelos de lo que hace tiempo significaba la seguridad. Lo común es: menos robos, menos delincuencia, podías dormir con la puerta de tu casa abierta, si hacía buen clima se podía estar a altas horas de la noche sentado frente a la casa sin problemas.

Es algo tan deseable que cuando vamos de visita a pueblos con baja población y muy rurales, quedamos impresionados con la forma como ellos ven la seguridad, es una especie de sensación que nos parece ajena. La criminalidad en esos lugares suele ser muy baja y un hecho violento con un resultado fatal suele conmocionar al pueblo. En esos pueblos las maneras de cerrar la propiedad son muy básicas, es obvio por qué.

fuente

Ver que el titular principal en un diario es que no se le permitió entrar al país a un perrito porque no había veterinario en el aeropuerto, es algo que quizás nos cause risa y de inmediato pensemos que se trata de un periódico de bromas; pero esto sucedió en La República de Islandia y es el estilo de titulares que se suelen ver allí. Hubo uno que realmente me causó gran impresión y es sobre un hombre que entro al supermercado, robó unas pechugas de pollo, fue perseguido por algunos empleados y este respondió lanzándole piedras, finalmente fue arrestado y el material fue recuperado. No hubo heridos, definitivamente algo sorprendente y no se trata de un pueblo que vive lejos de la civilización, estamos hablando de una ciudad. El asunto es que no hay noticias de hechos violentos ni delictivos. Islandia, es una república de paisajes increíbles dada su condición geológica. Posee 103.000 Km. Y solo tiene una población de unos 300.000 habitantes. Es uno de los países con menor criminalidad en el mundo.

gran ciudadPero la realidad de otras partes más pobladas en el mundo dista mucho de parecerse a la de Islandia. En nuestras superpobladas ciudades las cosas no funcionan de manera tan pintoresca y el dejar la puerta abierta no es una buena idea. Los cerrajeros profesionales no podrían trabajar en Islandia porque quebrarían; pero en España por ejemplo, hay un mercado que demanda cada vez mejores maneras de mantener segura su casa y una de ellas es el usar cerraduras que mantengan alejados a los pillos que desarrollan mil y una formas de violar la seguridad con técnicas tan avanzadas que ni siquiera dejan huellas de que alguien entró a robar a una casa.

 

La forma en la que vivimos en las ciudades ofrece muchos incentivos que llevan a muchas personas a irse a ellas buscando progreso y eso suma un cordón de deficiencias en la satisfacciones mínimas de muchas personas que no logran conseguir el trabajo que les permita cubrirlas. Esas personas van formando grupos de miseria alrededor de las ciudades y terminan reproduciendo las dificultades, haciendo a las ciudades objeto del pillaje y una falta de seguridad que los gobiernos no pueden subsanar por sí solos, así que cada ciudadano debe procurar por sus propios medios de servirse de los medios a su alcance para garantizar su propia seguridad y la de sus familiares.

Copyright © 2016. Uvilce.es | Aviso Legal